Cosecha de lentejas con draper

Juan

Juan Lorenzatto, está al frente de la empresa familiar con base en estancia La Mónica, en Cañada de Luque, al norte de la provincia de Córdoba, aunque los primeros pasos estuvieron a cargo de su padre, Remo Lorenzatto. Actualmente explotan unas 1100 hectáreas diversificadas en soja, trigo, garbanzos, lentejas, girasol confitero, porotos y arvejas.
Pero no siempre los cultivos llamados specialities para consumo directo humano, tuvieron la trascendencia que hoy tienen. Desde la década del ´70 hacían ganadería, aunque con el ingreso de Juan, en 1995 incorporaron la siembra directa y de apoco, el campo se convirtió en una explotación mixta hasta que las vacas terminaron en engorde a corral y finalmente la agricultura se sobrepuso al resto de las actividades.
La incorporación de tres equipos de riego en 1998, 2005 y 2009 terminó de perfilar el negocio familiar. Actualmente, de las 1160 has. 860 son bajo riego.
En 2013 fe la 5º campaña de garbanzo con un rendimiento promedio de 290 k/ha. Los principales destino de su producción varían entre el mercado externo e interno en función de los precios y las reglas de mercado.

Reforma a Draper
La familia Lorenzotto trabajo con maquinaria propia. Poseen actualmente para las tareas de recolección una cosechadora axial Case 2388 con una plataforma de 30 pies convencional reformada por Piersanti Plataformas al sistema Draper con Flexible.
“Adoptaron el sistema draper porque en cultivos como como el de la lenteja, son muy bajitos y hace falta cosechar al ras del suelo. Con las convencionales no se puede. Los cabezales drapers le dan un tratamiento mucho más suave en el sistema de acarreo y no se producen roturas, no hay agresiones, las chauchas no se abren en el trayecto y se disminuyen notablemente las perdidas por cabezal”.
Según Juan Lorenzatto tanto en lentejas como arvejas las pérdidas normalmente son elevadas, pero con la incorporación del sistema draper las disminuyeron en forma notable. “Antes había pérdidas de 250 o 300 kilos por hectárea. En relación a un sistema de plataforma convencional, es mucho, porque el convencional además de la rotura natural de la chaucha en el acarreador por sinfín, también corta más alto y deja mucha chaucha en la plata sin cortar y que no se levantan. Estamos muy conformes con la reforma hecha en la plataforma convencional a draper, ya que la lenteja tiene una altura no mayor de 20 cm y con este cabezal draper la va cortando prácticamente a nivel de suelo. No hay desgrane, está muy bueno” cierra Lorenzatto mientras mide la humedad de la lenteja recién cosechada.

experiencia2

Compartir